Union Station

Construida en 1939, Union Station es la estación de ferrocarril más grande del oeste de los Estados Unidos y una de las joyas arquitectónicas de Los Ángeles. Es común encontrar referencias a ella como “la última de las grandes estaciones de tren”.

La estación cuenta con una llamativa decoración compuesta por una mezcla de estilos que reúne la arquitectura colonial española renacentista con un peculiar estilo Art Decó, que pretende rendir homenaje al patrimonio histórico de la ciudad con un guiño moderno.

En las salas de espera con paredes de mármol travertino los clientes se relajan mientras esperan junto a los patios interiores decorados con hermosos jardines repletos de plantas coloridas, y disfrutan de un especial viaje en el tiempo.

Union Station antes y ahora

Conocida originalmente como "Terminal de Pasajeros de la Unión de Los Ángeles", la estación se creó para reunir los diferentes servicios de ferrocarril para cubrir las necesidades de la creciente población de la ciudad.

Durante la Segunda Guerra Mundial la estación se convirtió en un importante centro de transporte para el movimiento de las tropas. Después de este periodo comenzaron a realizarse más traslados aéreos y las carreteras mejoraron, por lo que el servicio de trenes se vio notablemente disminuido.

Actualmente, además de un notable punto de interés turístico, la estación es un importante centro de transportes que reúne el sistema de ferrocarril interurbano, los trenes de cercanías y los servicios del metro, por lo que es un espacio muy transitado y son muchos los que la recorren cada día incluso aunque no vayan a viajar desde allí.