Teatro Chino de Hollywood

Teatro Chino de Hollywood

Desde su inauguración en 1927, el Teatro Chino de Hollywood ha sido el cine más famoso del mundo. Aquí es donde se estrenan las películas más importantes y donde todos los artistas sueñan con estar.

Historia

El Teatro Chino fue la obra magna de Sir Grauman, un empresario soñador que tras un viaje a China quedó enamorado de su cultura. Grauman ya tenía experiencia en el sector, ya que en 1922 había construido el Teatro Egipcio, situado a pocos metros en la misma calle.

Después de 18 meses de obras y con un presupuesto de 2 millones de dólares (algo increíble para su época), el Teatro Chino abrió sus puertas el 18 de mayo de 1927 con el estreno de la película “Rey de Reyes”. Con su apertura llegó el cambio definitivo de la industria del cine del centro de Los Ángeles a Hollywood.

La construcción de esta enorme pagoda fue supervisada por el poeta y director Moon Quon, quien viajó desde China para la ocasión, al igual que todos los materiales utilizados para la construcción fueron traídos desde allí. Un ejemplo claro son los enormes "chinese heaven dogs", mitad perro, mitad león, pertenecientes a la Dinastía Ming, que protegen la entrada.

Desde su creación el Teatro Chino no ha dejado de renovarse y, sin dejar de lado su origen, cuenta con la mejor tecnología del mundo (por ejemplo, en 2013 se convirtió en el cine IMAX más grande del mundo).

Actualmente es visitado por más de 4 millones de visitantes cada año.

Momentos históricos

Entre 1944 y 1946 fue la sede de la ceremonia de los Óscar, siendo el primer teatro en ostentar este honor, ya que hasta el momento era únicamente privilegio de los hoteles.

Algunos de los estrenos más famosos que han tenido lugar en el Teatro Chino han sido Star Wars: Episodio IV, Una Nueva Esperanza (1977), o El Mago de Oz (1939).

Las huellas de los famosos

En el exterior del Teatro Chino podréis encontrar las huellas de manos y pies de más de 200 famosos, entre los que podemos destacar las de Sir Grauman (el creador), Shirley Temple, Sophia Loren, Jackie Chan o Marilyn Monroe.

Merece la pena recordar el inicio de esta tradición, ya que nació por un descuido en el que se pisó sin querer una zona con el cemento aún fresco. Existen diversas versiones entre las que se dice que la actriz Norma Talmadge fue la primera en dejar su huella por accidente, aunque en otras se afirma que fue el propio Grauman el primero en hacerlo.

Visitar el Teatro Chino

Su decoración interior, su hall, su lámpara central, sus butacas… Si sois amantes del séptimo arte no podéis dejar escapar la oportunidad de adentraros en el cine más famoso del mundo. Es impresionante.

Para visitar el Teatro Chino tenéis dos opciones, comprar una entrada e ir a ver una película o hacer el tour guiado. Las dos opciones son igual de válidas, ya que ambas permiten disfrutar tanto del increíble auditorio como su hall de entrada, con artículos de películas de todos los tiempos.

Tour guiado

El tour guiado se realiza cada 30 minutos de 10:00 a 16:00 horas, tiene una duración de 30 minutos y se realiza en inglés (puede variar en función del día). Podéis comprar la entrada en el mismo teatro (no suele estar saturado) o por internet (http://www.tclchinesetheatres.com/vip-tours), donde en ocasiones hay ofertas especiales.

Dado que el teatro se encuentra cerrado cuando hay algún evento (algo bastante habitual), recomendamos llamar antes para consultar si se puede hacer el tour (teléfono (323) 463-9576).

Horario

Varía en función del día, es recomendable consultar con antelación.

Precio

Adultos: $16.
Mayores de 60 años: $13.50.
Niños entre 3 y 12 años: $8.
Menores de 3 años entrada gratuita.