Cartel de Hollywood

¿Se os ocurre una imagen más característica de Los Ángeles que su famoso Cartel de Hollywood? ¡Imposible! El letrero de Hollywood ha estado presidiendo la ciudad desde el año 1923.

Localizado en la colina conocida como Monte Lee, el enorme letrero de Hollywood (Hollywood Sign) se ha convertido en la identidad de la ciudad. Sus letras, mayúsculas y de color blanco, miden más de 13 metros de altura y un total de más de 100 metros de longitud.

Una curiosa historia

El letrero fue creado como parte de una campaña publicitaria en el año 1923 que pretendía anunciar una nueva urbanización que se estaba construyendo en las colinas cercanas a Hollywood.

En un primer momento, el cartel que originalmente era más largo (Hollywoodland), solo iba a estar instalado durante un año y medio, pero durante la era dorada de Hollywood se convirtió en un importante icono que pasó a formar parte de la estampa de la ciudad.

Tras el deterioro provocado por el paso del tiempo, algunos accidentes y diferentes actos vandálicos, el cartel fue reparado y reconstruido sin el sufijo “land”, convirtiéndose en el actual “Hollywood”, aunque años más tarde volvería a ser restaurado con la ayuda de donaciones privadas.

¿Desde dónde ver el letrero?

Hay muchos lugares en Los Ángeles desde los que se puede ver el famoso letrero. Aquí os indicamos cuatro opciones muy recomendables, empezando por el punto más lejano hasta el más cercano.

Hollywood Boulevard (desde la zona comercial que se encuentra a la derecha del Teatro Dolby), desde el Mirador Mulholland (grandes vistas de la ciudad y del cartel), desde el Observatorio Griffith (sus vistas aún son mejores que desde el punto anterior) y, por último, Lake Hollywood Park (el último punto hasta el que es posible llegar en coche).

¿Y para acercarse más?

Si queréis acercaros más al cartel, incluso llegar hasta su parte trasera, tendréis que caminar. El punto de partida de los diferentes caminos comienza en la parte más alta del Parque Griffith, y el horario permitido es el mismo que el de éste, del amanecer al anochecer. Actualmente cuenta con diferentes medidas de seguridad y no es posible acercarse tanto como nos gustaría.